LO ÚLTIMO

viernes, 9 de septiembre de 2016

ASTIC muestra su preocupación a la CEOE ante los diferentes riesgos que afronta al sector del transporte por carretera

Juan Rosell, presidente de la CEOE, ha mostrado su apoyo al sector ante los diferentes retos que afronta: unidad de mercado, fiscalidad, barreras legales, etc.

Marcos Basante, presidente de ASTIC, ha subrayado que el transporte por carretera debe ser considerado sector estratégico nacional por su insustituible colaboración con la industria, el turismo y el comercio.

El sector del transporte por carretera ha trasladado a la CEOE su preocupación por diferentes aspectos que lastran la competitividad de la economía española y por la falta de regulación de la denominada “economía colaborativa”.



Juan Rosell, presidente de la CEOE, ha mantenido un encuentro con Marcos Basante, presidente de la Asociación de Transporte Internacional por Carretera (ASTIC), organización que es miembro activo de la Junta de Gobierno de CEOE. Durante dicha reunión ambos presidentes han hecho un recorrido sobre varias reivindicaciones del transporte por carretera, en particular sobre la necesidad de que se otorgue la importancia económica y social que dicho sector realmente posee. “Nuestra actividad ha de considerarse sector estratégico nacional, sin ella no se entendería en el mundo moderno el avance nacional e internacional de nuestra industria, comercio y turismo, ya que es eje vertebrador de todos ellos, aportando más de un 4% del PIB nacional”, en palabras de Marcos Basante, presidente de ASTIC.

Juan Rosell, ha trasladado a ASTIC, miembro de la CEOE, el apoyo de la patronal al sector del transporte por carretera, sobre todo en estos momentos de incertidumbre política, donde continúa distribuyendo, bienes, personas y servicios a empresas y comunidades para el correcto funcionamiento de la economía española, más necesario que nunca en el momento político actual.

Marcos Basante y Joan Rosell han tratado los aspectos de la actualidad económica y social que más preocupan al sector del transporte por carretera y que son transversales a otros muchos actores de la economía española. En esta línea, la anhelada unidad de mercado, tanto nacional como a nivel europeo, ha sido uno de los temas que más han preocupado a ambos interlocutores, ya que la carretera, como eje vertebrador de la economía, se enfrenta a cada vez más trabas al normal desarrollo de su actividad, en forma del incremento de trámites burocráticos y legislativos, ante cada vez un mayor número de administraciones: locales, regionales, autonómicas, nacionales, europeas, etc…

En otro orden de cosas, ASTIC ha mostrado su preocupación por el incremento de las cargas fiscales que ha sufrido el sector en los últimos tiempos en forma de cargas sociales e impuestos de sociedades al alza. Sólo el transporte de mercancías por carretera, aparte el de personas, aporta al Estado más de 7.000 millones de euros en recaudación de impuestos al combustible.

Ambos presidentes han coincidido en señalar como un arcaísmo, que hay que despejar cuanto antes, la enorme fragmentación del proceso de negociación colectiva, basada en la existencia de múltiples convenios (más de 4.000 en nuestro país) que va unida a la atomización de las mesas de negociación de los interlocutores sociales, lo que conduce además, por parte de las patronales, a una pérdida de fuerza de su gestión reivindicativa ante las Administraciones.

Finalmente, Marcos Basante ha trasmitido a Juan Rosell la preocupación de los profesionales del transporte por carretera ante la irrupción de plataformas online de transporte colaborativo que, en opinión del presidente de ASTIC, no cumplen, ni asumen, la normativa más básica para su funcionamiento legal, lo que ya está generando un claro perjuicio a los modos de transporte legalmente constituidos.

Como colofón al encuentro, ambos presidentes han comentado la situación política nacional, consensuando que empieza ya a ser palpable el efecto negativo sobre el desarrollo económico y social del país. Como ejemplo, Marcos Basante ha informado de un descenso del consumo de combustible en el mes de julio, en torno al 2%, respecto a 2015, lo que representa, junto al descenso en la recaudación del Impuesto de Sociedades, claros indicadores de que podemos estar iniciando una fase de ralentización de la economía cuando apenas se habían comenzado a vivir los primeros trimestres de consolidación y confianza en una mejora generalizada de la actividad económica.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...